viernes, 28 de febrero de 2014

'Nuestros actos nos construyen' y un poema de Juan Ramón Jiménez

   Una vez mi profesor de Filosofía de entonces (un tiempo indefinido del pasado, cuando yo estudiaba), que es una de las personas más honestas e inteligentes que conozco, nos explicó:
   'Es un defecto generalizado pensar que algo está bien sólo porque lo hacemos nosotros'

   Es cierto.

   Como nosotros somos 'los buenos', lo que hacemos ha de ser bueno, ha de estar bien.
   Es justamente al revés: Nosotros seremos buenos si lo que hacemos está bien. O, por decirlo a la manera filosófica: 'Nuestros actos nos construyen'.

   Le perdonamos sus defectos a nuestras amistades y somos indulgentes con nosotros mismos, pero los mismos actos nos parecen terribles cuando los realizan personas que no nos gustan.

   De esto se deduce lo siguiente: 'Lo que odiamos en otros es justamente lo que no queremos ver de nosotros (as) mismos (as)'.

   Esto tiene un gran alcance, incluso social. Votamos a partidos y candidatos que hacen barbaridades, sólo porque son 'de los nuestros'.

   Falta de objetividad y sentido crítico, componendas, favoritismos y, finalmente, corrupción. Todo vale si lo hacen 'los nuestros'.

   Confundimos 'ser agradable', con ser 'buena persona'. Las mejores personas permanecen aisladas defendiendo su honestidad frente a la estulticia generalizada en un mundo donde es más importante tener coche que ser honesto.

   Es un tema enorme, pero creo que con pocas palabras bastan.

   Y, para finalizar, he descubierto un poema muy certero de Juan Ramón Jiménez sobre algo parecido, y ahí lo dejo.




   DISTINTO

'Lo querían matar
los iguales
porque era distinto.

Si veis un pájaro distinto,
tiradlo;
si veis un monte distinto,
caedlo;

si veis un camino distinto,
cortadlo;
si veis una rosa distinta,
deshojadla;
si veis un río distinto,
cegadlo...
si veis un hombre distinto,
matadlo.

¿Y el sol y la luna
dando en lo distinto?

Altura, olor, largor, frescura, cantar, vivir
distinto
de lo distinto;
lo que seas, que eres
distinto
(monte, camino, rosa, río, pájaro, hombre):
si te descubren los iguales,
huye a mí,
ven a mi ser, mi frente, mi corazón distinto'.

(Juan Ramón Jiménez)



  

 (El escritor, junto a su esposa, Zenobia Camprubí, en su viaje de novios - 1920).

Y de mayorcitos ya, con su gato. Amores para siempre.


La guapa Zenobia, toda una musa para todo un poeta.